Abuelita celebró 100 años con jarana de rompe y raja

Dice que lleva una buena alimentación a base de frutas y verduras.

Acompañada de sus seres queridos y con una jarana de rompe y raja, doña Alicia Campos Forno celebró cien años de vida. Esta simpática abuelita nos reveló que el secreto de su longevidad es la buena alimentación, especialmente con frutas y verduras.

“Le hicimos su fiesta en un local de Pueblo Libre, con un organista amigo de la familia. Bailé con ella la canción de aniversario, y hubo música criolla, cumbia. Se armó la jarana”, nos cuenta contento su único hijo Walter Jungbluth, de 65 años.

La tierna abuelita tiene tres nietos, dos bisnietos y es vecina ilustre de Jesús María. Ha gozado innumerables veces viendo la tradicional“Parada militar”, en la avenida Brasil y en el Campo de Marte.

“Íbamos con nuestra escalera de tijera. Hasta hace poco, a sus 95 años, ella seguía apreciando el desfile y lo que más le gustaba era el paso de los caballos, piruetas de los perros y los tanques”, dice su hijo.

HOMBRES CON SOMBRERO

Doña Alicia recuerda que las Fiestas Patrias eran, en verdad, “una fiesta”. “Luego del desfile, paseábamos por el Jirón de la Unión, lucía precioso y embanderado. La gente iba elegante. Los hombres con sombrero, yo con gorro, cartera y guantes”, señala emocionada.

Esta tierna abuelita por los años, ya no escucha bien y su visión está deteriorada, pero goza de buena salud y memoria. Ella tenía una huerta, donde sembraba verduras y de allí se alimentaba. Le enseñó a su hijo a cocinar y preparar dulces, como el de camote y el champús de guanábana.

También destacó en la costura. “Aún luce vestidos que confeccionó hace unos años, cuando su visión no le fallaba. Le hacía ropa a mis hijos y a todos los niños que conocía”, dijo orgulloso don Walter.

Comments are closed.