Ley de promoción de alimentos saludables: ¿productos procesados realmente son más nocivos?

La polémica en torno a la llamada ley de promoción de alimentos saludables continúa. Uno de los principales objetivos de la medida es reglamentar la publicidad de los llamados alimentos procesados con el fin de reducir la obesidad infantil. Pero, ¿estos son realmente más nocivos para nuestro organismo? Aquí lo que opinan los expertos en nutrición respecto al tema.

En primer lugar, determinemos qué es un producto procesado. Según el doctor Elmer Huerta, este es “cualquier alimento que ha sido mezclado con sustancias químicas, colorantes, preservantes, emulsionantes, saborizantes, etc. y que se vende en una bolsa, en una caja, en una botella o en una lata”. Pero, ¿el haber sido sometido a un proceso de industrialización lo hace, de plano, malo para la salud?

Para la nutricionista Milagros Agurto un alimento por sí mismo no puede ser tachado de “bueno o malo”, argumento que, según refiere, también defiende la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El *tamaño de la porción, su calidad y la frecuencia de consumo*” también son fundamentales para determinar si este es nocivo o no para la salud, explica. “(Estas) son dos variables que (la ley) no está tomando en cuenta. El cuerpo no te va decir ‘como esto es procesado es más dañino que esto que es natural’”, precisa la experta.

“Bajo esa premisa te tiras abajo a la gastronomía peruana. ¿Cuántos gramos de azúcar tiene un suspiro a la limeña? (…) El pollo a la brasa tiene precancerígenos y está repleto de sodio”, afirma también Agurto, para quien los alimentos que tildamos de naturales no son necesariamente más sanos.

Sin embargo, el reputado doctor Elmer Huerta tiene una posición bastante distinta respecto a esto. “La característica común de los alimentos artificiales o procesados es que en su elaboración se usan cantidades insalubres de tres sustancias: sal, azúcar y grasas, además, de decenas de sustancias químicas con diversos propósitos”, escribió en su más reciente post de su blog Cuida tu salud. Para él la cantidad de químicos e ingredientes que contienen estos productos no es una simple variable más.

Por su parte, la nutricionista Sandra Wages explica que, por su composición para aumentar la vida en anaquel, por lo general los productos procesados son más resinados y tienen poca fibra. “Cuando tienes un alimento con mucha sal es más fácil almacenarlos. Entonces hay algunos que tienen más sal, más grasa, menos fibra y los que se dirigen a los niños son ricos en azúcar, porque eso es lo que a ellos les gusta”, indica la nutricionista. Por eso explica que estos han de ser consumidos con moderación.

Para Wages, la cantidad de químicos que contienen estos alimentos no es el problema principal que busca abordar la polémica ley. Hay alimentos que tienen preservantes o diferentes sustancias químicas, pero eso no sería un problema, explica. “El problema es que estos aditivos se suman y no se sabe a ciencia cierta qué es lo que todos estos juntos pueden a hacer a la larga en el organismo”, dice también.

¿QUÉ OPINAN DE LA LEY?
Para Agurto, la ley de promoción de alimentos saludables “no es coherente”. “Yo no digo que la intención de la ley sea mala o buena, lo que digo es que hay que entrar en una coherencia respecto a lo que queremos hacer y decir y que, en base a eso, demos educación”, indicó. Además mencionó que “la historia nos ha demostrado que ese tipo de leyes no ha cambiado la obesidad en los países”.

Por su parte, Sandra Wages indicó que, aunque la norma solo representa un inicio de lo que se debe hacer para controlar el tema de la obesidad infantil, la medida es positiva. “Yo creo que esta ley trata de devolverle el poder de decisión a los padres”, dijo. El Dr. Elmer Huerta ya se ha manifestado a favor de la ley.

Comments are closed.