Durmiendo con el enemigo: tipos hombre de los que debes huir

Estos son los chicos que debes de eliminar de tu lista ¡Toma nota!

Tags: , ,

Durmiendo con el enemigo: tipos hombre de los que debes huir

Estos son los chicos que debes de eliminar de tu lista ¡Toma nota!

 

Tiempo perdido, lágrimas, peleas, el autoestima por los suelos o un divorcio seguro. Esto es lo que te espera si te enamoras de la persona equivocada. Te ayudamos a identificar a todos esos hombres que no te convienen. Puede que ahora mismo estés compartiendo la casa o la cama con alguno de ellos.

1. El conquistador. Este es uno de los hombres más peligrosos con los que puedes dar, porque lo menos que te puede ocurrir es que te parta el corazón. Abre bien los ojos ante esos tipos guapos, sexis, seductores y galantes que siempre te dicen lo que estás deseando oír. Te harán sentir tan especial y halagada, que te resultará muy difícil no caer en sus brazos. El problema es que los donjuanes también suelen ser mentirosos e infieles por naturaleza. Puede que te prometa el cielo y la tierra y al día siguiente no se acuerde ni de tu nombre. ¿Demasiado guapo, encantador y buen amante? Desconfía, sobre todo si después de la primera noche parece haber perdido el interés. Seguramente tenga una novia en cada puerto. Con estos hombres tu lema debe ser usar y desechar, no cometas el error de enamorarte.

2. Don perfecto. Es ese hombre que sabe de todo, que todo lo hace bien y al que le encanta resaltar cada uno de tus defectos. Es prepotente en su forma de ser, sobre todo contigo, te alecciona y te trata de forma paternalista, como si no estuvieras a su altura o fueras una niña. Como imaginarás, su ego es desmedido y le impedirá preocuparse demasiado por algo o alguien que no sea él mismo. Es el típico hombre que pronto anulará tu voluntad, que te hará dudar de tus opiniones y te hará incluso tener miedo de hacer cualquier cosa por si te equivocas. ¿Qué hacer ante un hombre así? Dejarle muy claro que a ti no te impresiona y no vas a ceder en tu posición. Si no está dispuesto a cambiar, quien tiene un problema es él, no pierdas el tiempo en intentar cambiarle.

3. El celoso controlador. Aunque al principio sus celos y sus ganas de estar contigo a todas horas te halaguen, pronto empezarás a agobiarte y a sentirte controlada. Tener celos de forma ocasional es algo humano, pero si los suyos son constantes, obsesivos, se imagina cosas increíbles, pretende limitar tus salidas y tus amistades ¡huye! Estás frente a un hombre obsesivo que puede llegar a comportarse de forma agresiva. Y para que lo tengas claro, detrás de su comportamiento hay un hombre inseguro y acomplejado. Si no rompes con él puede destrozarte el autoestima y amargarte la vida.

4. El frío. Impasible e inexpresivo, este tipo de hombre parece tener sus sentimientos congelados. No es de los más peligrosos pero puede llegar a generarte mucha inseguridad e infelicidad por su incapacidad para hacerte sentir querida o especial. Siempre tendrás dudas acerca de sus sentimientos y, a no ser que tú también seas fría y poco sentimental, una relación con él te hará sufrir mucho. En algunos casos, su frialdad contigo puede rozar el maltrato psicológico, así que a no ser que tenga algún bloqueo emocional que esté dispuesto a tratar con un terapeuta, déjalo lo antes posible y busca a alguien que no tenga tantos problemas para demostrarte cuánto te quiere con palabras, hechos y gestos.

5. El falso. Este es el típico hombre al que, si conocieras realmente, te darían ganas de presentar como tu pareja y mucho más como el padre de tus hijos. Es un hombre con pocos principios, mal amigo de sus amigos, capaz de traicionar hasta a su propia pareja. No duda en utilizar cualquier treta para conseguir lo que quiere: mentiras, chantajes, manipulaciones. En el trabajo es el típico trepador, con las amistades alguien de poco fiar, en pareja, alguien para quien la confianza y honestidad no son los pilares básicos de una relación. No será el típico hombre que estés deseando presentar a tus amigos o a tus padres.

6. El hombre gris. Puede tener varias vertientes: o ser un gruñón o el típico hombre aburrido y sin iniciativa. A no ser que te conformes con cualquier cosa, será un hombre del que te canses enseguida y con el que puedes acabar amargada por su falta de energía, de detalles y sorpresas, ingredientes básicos para mantener viva cualquier relación. Le identificarás fácilmente si es la típica persona que siempre hace lo que dicen los demás, que siempre te pregunta qué quieres hacer tú, que no se atreve a llevarle a nadie la contraria ni le gusta asumir riesgos o hacer cosas fuera de su rutina. Con él te aburrirás mortalmente.

7. El egoísta. Este prototipo de hombre es fácil de identificar: yo, yo y luego yo. Es decir, que tus necesidades, gustos, problemas o deseos nunca serán tan importantes como los suyos. Además, le encantará que le adules y que estés pendiente de él, pero él no lo hará por ti. Este hombre no será servicial, ni atento, ni generoso. Su ego te eclipsará y te dejará en un segundo plano. Tendrás que ocuparte de ti misma después de atenderle a él, ya que un hombre así puede llegar a ser caprichoso y tirano.

El negativo. Si no eres muy dada a la alegría, no te juntes con un hombre así, puede llevarte a la depresión. Pero, sobre todo, te hará desesperar por su pesimismo. Todo le parecerá difícil, malo o imposible, lo que hará que poco a poco vayas renunciando a cosas por no tener que aguantarlo o porque acabará contagiándote su cobardía frente a la vida. Todo y todos estarán siempre en su contra y tendrán mejor suerte que él. Pero no hará nunca nada para cambiarlo. Y, lo peor, es muy posible que a ti te ponga todos los obstáculos posibles para impedirte destacar y que él se sienta aún más miserable.

(Foto: Getty Images)

(Foto: Getty Images)

Comments are closed.