Once canciones que no debes dedicar en San Valentín

Uno de los ritos de los enamorados es dedicarse canciones para ensalzar aún más sus sentimientos. Pero cuidado, hay temas que pueden engañar por su ritmo o título, y su letra tener poco que ver con un amor bonito y apasionado. Aquí algunos de ellos.

Tags:

Once canciones que no debes dedicar en San Valentín

“Estoy aquí” – Shakira: Mucho antes de hacer mover las caderas al planeta entero con el “Waka Waka”, la colombiana tomó papel y lápiz para dedicarle unas sinceras líneas al chico que se fue con otra y la “dejó entre fotos y cuadernos entre cosas y recuerdos que no podía comprender”.

“Rolling in the deep” – Adele: Canción que gotea sangre por un amor herido y traicionado. La británica desata su enfado por aquel hombre que tanto amó pero que al final jugó con sus sentimientos y la dejó rodando hasta el fondo: “Tuviste mi corazón en tu mano y jugaste con él a tu regalada gana”…qué fuerte.

“Every breath you take” – The Police: El último hito del trío británico (Syncronicity) trajo consigo un tema que muchos dedican como ofrenda de amor, pero que es todo lo contrario. Sting la compuso en medio de una crisis amorosa por el fracaso de su matrimonio con Frances Tomelty.

“You’re beautiful” – James Blunt: “Eres Hermosa, es verdad. Vi tu rostro en un lugar repleto, y no sé qué hacer, porque nunca estuve contigo”. El tema habla de un amor que nunca fue y que, según algunas interpretaciones, acaba en suicidio. Blunt escribió la canción junto a Skarbek Sacha y Amanda Ghost, y, según dijo, se inspiró en una exnovia, ¿le creemos?

“Hotel California” – The Eagles: Favorita de los especiales en las radios por el día del amor (¿?). Su pegajosa melodía, el melancólico intro de guitara y la voz sollozante de Don Henley, sumado al título alusivo al punto de encuentro donde se desatan las pasiones, lo hacían parecer una oda al romanticismo…¡craso error! Diccionario inglés-español en mano, el tema se refiere a un hotel de Anton LaVey, donde existía una secta satánica. Años más tarde, Henley y Glenn Frey señalaron que se relaciona con la drogadicción en Estados Unidos.

“I Will Always Love You” – Whitney Houston: Otra banda sonora favorita de San Valentín. Sin embargo, el tema principal de “El Guardaespaldas” nos habla de lo amarga que es una despedida amorosa. “Recuerdos agridulces son todo lo que tengo. Así que adiós. Por favor no llores. Ambos sabemos que yo no soy lo que necesitas”. ¿Eso le dedicarás a la persona que amas en este día?

“We Belong Together” – Mariah Carey: Incluida en su disco Emancipation of Mimi, de 2005, la diva debe haber reído mucho por el éxito que desató esta canción en los charts, aunque la letra refleja el dolor de alguien que ruega por el regreso del amor de su vida:
“La pena reflejada en esta canción no es ni la mitad de lo que siento por dentro. Te necesito, te necesito de vuelta en mi vida, nene. Ambos nos pertenecemos”.

“Unbreak my heart” – Tony Braxton: Una de las grandes solistas de los 90 alcanzó la cima de los rankings con un tema en el que expresa su profundo dolor y pena producida por un amor que ya no está.

“Love Hurts” – Nazareth: canción que lejos de ensalzar el amor en su forma más dulce y ardiente, describe mas bien su lado oscuro. La voz del cantante y el espléndido solo de guitarra expresan perfectamente el dolor originado por el desamor.

“Anna (go to him)” – The Beatles: Original del cantante estadounidense Arthur Alexander, los Beatles la versionaron para su álbum Please please me de 1963. Con voz desgarradora, John Lennon entona una triste balada que habla de desamor, traición y soledad. Si tu novia se llama Ana y no sabes inglés ni se te ocurra dedicársela.

BONUS TRACK: “Tu cárcel” – Enanitos Verdes: Hit que catapultó al estrellato al grupo mexicano los Bukis, fue el tema ideal para que los Enanitos Verdes revivieran viejos laureles. Un himno de rabia y desesperación por el ser amado que se alejó y dejó el alma en pedazos: “Pero recuerda. Nadie es perfecto y tú lo veras . Más de mil cosas mejores tendrás. Pero cariño sincero jamás”…no se diga más.

Comments are closed.