Ataques con bomba causan 62 muertos en Irak, primer ministro pide apoyo al mundo

La violencia llega en pleno enfrentamiento entre el Ejército iraquí y extremistas suníes que irrumpieron en la ciudad de Faluya, al oeste de Bagdad, hace más de dos semanas en desafío al Gobierno de Maliki.

Tags: , , ,

Ataques con bomba causan 62 muertos en Irak, primer ministro pide apoyo al mundo

BAGDAD (Reuters) – Al menos 62 personas murieron el miércoles en ataques con bombas en Bagdad y cerca de la ciudad de Baquba, en el norte de Irak, dijeron fuentes policiales y de hospitales, mientras el primer ministro Nuri al-Maliki advirtió que los militantes extremistas estaban intentando establecer un “pequeño estado del mal”.

En el ataque más letal, una bomba estalló durante la celebración de un funeral, donde los asistentes conmemoraban la muerte hace dos días de un miliciano suní partidario del Gobierno. La explosión dejó 18 muertos y 16 heridos en Shatub, una localidad al sur de Baquba.

Dos años después de que las tropas estadounidenses abandonaron Irak, la violencia se ha elevado hasta sus mayores niveles desde el derramamiento de sangre entre suníes y chiíes en el período 2006-2007, cuando murieron decenas de miles de personas.

La violencia llega en pleno enfrentamiento entre el Ejército iraquí y extremistas suníes que irrumpieron en la ciudad de Faluya, al oeste de Bagdad, hace más de dos semanas en desafío al Gobierno de Maliki.

Los militantes están liderados por el Estado Islámico de Irak y el Levante, un grupo vinculado con Al Qaeda que está combatiendo en el oeste de Irak y en Siria para establecer un territorio islámico propio en la zona fronteriza.

“La batalla será larga y continuará”, dijo Maliki en la televisión estatal el miércoles cuando pidió el apoyo del mundo.

“Si nos mantenemos callados, eso implica la creación de pequeños estados del mal que minarían la seguridad en la región y en el mundo”, agregó.

Si bien Maliki descartó un ataque a Faluya por parte de las tropas y tanques oficiales que rodean la ciudad de 300.000 habitantes, ha pedido a los líderes tribales locales que expulsen al grupo islámico, que se ha aprovechado del enojo de los suníes contra un Gobierno al que acusan de oprimirlos.

Los extremistas vinculados con Al Qaeda continúan con una campaña de ataques dirigidos en su mayoría contra objetivos estatales, civiles chiíes y suníes considerados leales al Gobierno chií.

La violencia ha consternado a los líderes de la región autónoma kurda en Irak. “Esto es un desastre”, dijo a Reuters el jefe de Gabinete de su presidente, Fuad Hussein. “Ahora todo el país está siendo amenazado por terroristas, por lo tanto necesitamos tener un frente común”, añadió.

ATACANTE SUICIDA

Al menos ocho coches bomba explotaron en la capital iraquí el miércoles, la mayoría en distritos chiíes, dejando 40 muertos y 88 heridos, dijeron médicos y la policía.

En tanto, otro coche bomba explotó en Dujail, un pueblo chií ubicado a 50 kilómetros al norte de Bagdad, causando la muerte de tres personas e hiriendo a otras siete.

Los episodios con bombas ocurrieron tras una serie de ataques que costaron la vida de por lo menos 24 personas el martes, y de atentados coordinados por parte de extremistas en un puente y una estación policial cerca de Faluya.

Un atacante suicida con bomba hizo estallar un camión cisterna bajo un puente cerca del pueblo de Saqlawiya, a unos 10 kilómetros al norte de Faluya, que colapsó por la explosión y destruyó uno de los dos tanques del Ejército estacionados en el lugar, dijo la policía. Hombres armados atacaron y destruyeron después el segundo tanque.

Simultáneamente, decenas de militantes irrumpieron en una estación de policía en Saqlawiya, cuyos ocupantes se rindieron. Helicópteros atacaron la comisaría, pero no pudieron desalojar a los militantes.

Los hombres armados se retiraron hacia Faluya el miércoles, utilizando el corredor que el Ejército había dejado para la salida de civiles.

Los soldados y los tanques luego recuperaron la estación de policía, convirtiéndola en una base del Ejército, y los civiles que residían en la zona huyeron hacia Faluya, dijo la policía.

El puente conectaba la principal autopista hacia el oeste desde Bagdad a través de la vasta provincia desértica suní de Anbar hasta Siria y Jordania. La policía dijo que el conductor del camión manejó desde Ramadi, la capital provincial de Anbar.

(Reporte de Ahmed Rasheed y Raheem Salman en Bagdad, e Isabel Coles en Arbil; Editado en español por Carlos Aliaga y Ana Laura Mitidieri)

Comments are closed.