Militares balean a 9 civiles en confuso incidente en Echarate

Fuego en la selva. El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas afirma que efectivos respondieron a los disparos de un sujeto que se subió al techo de una combi, pero algunos pasajeros manifiestan que los militares abrieron fuego sin motivo.

Efectivos del Ejército que patrullaban por la carretera que une las localidades de Kepashiato y Kiteni, en el distrito de Echarate (provincia cusqueña de La Convención), abrieron fuego contra una combi de pasajeros en la que supuestamente se desplazaba un elemento armado de Sendero Luminoso.

Según la versión del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, a las dos y media de la mañana del lunes una patrulla mixta de militares y policías que se encontraba en la zona de patrullajes en el sector de Ozonampiato dio la voz de alto a una sospechosa combi.

En lugar de detenerse el vehículo, se hicieron disparos desde este contra los efectivos, los que de inmediato hicieron uso de sus armas para responder.

El jefe de la patrulla mixta, el teniente EP Freddy Arévalo Miranda, declaró que se hicieron hasta tres disparos para que la combi se detuviera, pero siguió de largo.

El oficial Arévalo dijo que el teniente EP Víctor Andrade Segura con un visor nocturno detectó que una persona se parapetó en la parte superior del vehículo y disparó contra los militares.
Durante una inspección ocular en un área, a 50 metros se encontró un fusil HK, que llevaba un escudo del Ejército ecuatoriano. El arma supuestamente había sido abandonada por el atacante.

Como resultado de los disparos fueron heridos Rómulo Almirón Fuentes (38), chofer del vehículo, y los pasajeros  Saturnina Pozo Chanchay (55), Teología Castro Calderón (70),  Walter León Titto (40), Flora Condori Condori (20), Ricardina Ochoa Ampuero (45), Irma Ovalle Ramos (23), José Aspur Oscco (52), Zalma Zoloaga   Arias y la menor Yadira Gómez Zoloaga, de solo un año y seis meses de edad.

LA OTRA VERSIÓN

 

Todos los heridos de bala fueron conducidos al hospital de Quillabamba.

La versión oficial de los hechos se contradice con la del chofer Rómulo Almirón, quien declaró ante la policía de la comisaría de Kiteni que los militares dispararon sin motivo alguno contra el vehículo.

Almirón también negó que un pistolero se subió al techo de la combi y que desde ahí abrió fuego contra los militares.

La pasajera Ricardina Ochoa Ampuero declaró la policía que nadie disparó desde la combi. “Yo estaba sentada en la parte posterior del chofer. Estaba durmiendo, cuando de pronto escuché los disparos contra la combi. La gente gritaba en el carro, todos pensábamos que era un ataque, pero luego nos dimos cuenta de que eran los militares que habían disparado contra nosotros”, dijo.

Otro pasajero, Walter León Titto, coincidió en lo mismo. “Me estaba dirigiendo a la casa de mi hija en Kiteni cuando escuché los disparos. El carro casi se estrella, porque el chofer resultó herido. En un momento pensábamos que se trataba de un ataque terrorista, pero luego comprendimos que fueron los militares que dispararon contra nosotros”.

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, vicealmirante José Cueto Aservi, aseguró que los militares hicieron uso de sus armas como respuesta a los disparos desde lo alto de la combi (ver recuadro).

Cueto señaló que uno de los pasajeros sería un requisitoriado por el delito de terrorismo, información que se encuentra en proceso de verificación.

También manifestó que cuando se produjo el incidente varias personas huyeron de la combi, por lo que no se descarta que entre estas se encuentren terroristas y narcotraficantes.

Las patrullas que fueron parte de los hechos estaban cumpliendo una operación antiterrorista que se había iniciado el domingo, un día antes de la balacera, con participación de los efectivos de la 33a Brigada de Infantería, que salió de la base Venecia, ubicada en el poblado de Kiteni.

 

CUETO: “UN HOMBRE DISPARÓ DESDE LA PARTE LATERAL DE LA COMBI Y FUE REPELIDO” 

 

“La zona donde se produjo el hecho es una ruta de trasteo de drogas”, dijo el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, vicealmirante José Cueto Aservi.

“Un oficial vio una combi parada como 20 minutos sospechosamente antes de llegar al puesto de control. En ese momento un hombre salió de la parte lateral del micro y se subió a la parrilla del vehículo. Estaba con un arma. Le dieron la voz del alto, pero este vehículo no se detiene. Y desde la parte alta disparan. Entonces fue repelido”, indicó.

“La gente del interior de la combi no disparó. El delincuente estaba en el techo y en el intercambio de disparos saltó a la maleza, que es donde se  encontró el fusil. Nosotros atendimos a los heridos”, expresó Cueto.

CLAVES

 

La operación en Kiteni estuvo bajo el mando del capitán EP José Avellaneda, quien dividió la patrulla en dos grupos: uno encabezado por el teniente Víctor Andrade Segura y el otro por el teniente Fredy Arévalo Miranda.

Andrade advirtió a Arévalo sobre la sospechosa combi que se desplazaba en la zona.

Comments are closed.